SEGUNDO DÍA: UN GLOBO ROJO

10:00 salimos camino de Salamanca a visitar MAES una empresa familiar salmantina ejemplo de desarrollo , crecimiento y afán exportador. El padre aún activo por encima de los 80 comenzó siendo un modesto apicultor de la zona. Dedicación, especialización y ambición le llevaron a desarrollar su negocio y hoy su hijo nos explica orgulloso sus mareantes cifras de negocio.

Exportan miel a 4 continentes y son los séptimos envasadores del mundo. Altísima tecnología, un control de Calidad exquisito y una organización eficiente son las herramientas necesarias para alcanzar este nivel de desarrollo. Aprendimos un montón sobre mieles, calidades, controles y burocracias innecesarias.

Sin embargo cometimos un error político de gran magnitud. Una de esas trampas que acechan a los políticos en campaña. Bata, gorro y calzas.  Tres palabras de aspecto inocente pero que cuando son de color rojo y el candidato tiene un ligero sobrepeso pueden convertir a un líder carismático en un dirigible de Ferrari. Las fotografías de la visita han dado la vuelta al mundo en la prensa regional y las llamadas de choteo han sido incesantes esta mañana.

Vuelta a Boecillo a celebrar el 90 cumpleaños de mi madre. Entre hijos y nietos ya no hay manera de caber en ningún sitio. Mi madre, tan maternal como una bilbaína puede serlo se despide de mi con este cariñoso epitafio: “ bueno hijo nos veremos cuando no seas nada, que es lo que vas a ser “ . Repleto de entusiasmo con el aliento maternal nos dirigimos de nuevo a visitar  los pueblos del alfoz de Salamanca: Villamayor, Carbajosa, Santa Marta, Cabrerizos y Villares. La visita del médico en cada uno, pero merece la pena por saludar a tanta gente comprometida con el proyecto.

Nuestros candidatos en cada uno nos explican sus problemas, sus ilusiones y sus proyectos.

En Cabrerizos hago alarde de mi elegancia al dejarme derrotar por todo el equipo de prensa, redic y fotografía. Hubiera sido de mal tono ganarles, así que me esfuerzo en lanzar los dardos lo más alejados de la Diana posible. Me sale a la perfección. Quedo el último.

Acabamos con una caña en Villares, 40 años con el mismo alcalde del PP. Nuestro candidato, un tipo amable y encantador me presenta a la descendiente del mejor alcalde de la historia de España. Un alcalde que escondió a dirigentes republicanos en el verano del 36  en su casa y que cuando los falangistas fueron a buscarlos dijo que nadie salía de su casa si no salía el primero. Una historia olvidada , entre tantas otras, de valor y decencia.

Me despido de todos: de José que me supera en perímetro y tirantes, de Olga y su eterna sonrisa, de María que les ha puesto a todos firmes con eso de que no se posa con gafas de sol y de todas esas buenas gentes que creen en la libertad, el cambio y la regeneración.

Son las 23:00 cuando llego a casa. Me hago un par de sándwich e intento ver una película para desintoxicar. Misión imposible . Mi cuerpo dice basta y me empuja a la piltra. Mañana para León.